miércoles, 9 de mayo de 2018

Conciencia Eco


Hay un tema que me preocupa desde hace mucho tiempo y es el tema medioambiental. De hecho aquí ya os conté mi sueño de pequeña, como os podéis imaginar, este tema viene de largo. 
Me duele ver la cantidad inhumana de basura que generamos y comprobar que cuanto más rica es la población, más residuos generamos, más precocinados compramos, más plásticos hay en nuestras vidas y en consecuencia en el mundo. 

Es por esto, que hace un tiempo me propuse actuar y ser más consciente de aquello que generamos en casa y aportar mi granito en la sociedad. Partimos de la regla de las 3R's: Reducir, Reutilizar y Reciclar. 

No soy una radical en la materia pero si que de forma consciente miro y busco alternativas e ido buscando productos más ecofriendly. De esta forma, a parte sin quererlo he terminado reduciendo el gasto de casa, ya que hay mucha cosa innecesaria que ya no la compramos por ir en embalaje o bien porque me he dado cuenta que podemos vivir sin eso.  

Nuestro básico en casa y que nunca falla, es la compra al mercado. Ir al mercado a la parada de confianza de productos ecológicos se ha convertido en todo un ritual. Allí aprovechamos para comprar producto de temporada y sin bolsas, del campo a la parada y de la parada al carro. 


De nuestra compra semanal pasamos al tupper. Es la opción más saludable, porque sabemos lo contienen nuestros tuppers, más económica y más ecológica. Con una buena planificación, 4 productos de primera y un poco de imaginación se pueden hacer muchas combinaciones posibles (os lo prometo, llevo más de cuatro años con el tupper a cuestas).
Quien dice el tupper también dice el desayuno. A media mañana me suelo llevar un bocadillo y des de hace años este siempre van con Roll&Eat, hace mucho tiempo que en casa no tenemos papel de aluminio. 
Porque a parte de esto, para el horno tenemos un papel reutilizable, hace como dos años que lo utilizamos y es genial. Lo compras una vez y te dura muchísimo, en él puedes utilizar de todo, pizzas, verduras, carne,...lo que quieras. 

¿Y si nos cuidamos por dentro como no nos vamos a cuidar por fuera? Soy una gran fan de la tienda The singular Olivia, allí he encontrado muchisimos productos de belleza e higinie eco que son una maravilla. Pero lo que más facinada me tiene es guantemágicodesmaquillante. Quien me conoce me ha escuchado darle la tabarra con él, pero es que es una maravilla. Con este guante, solo necesitas un poco de agua caliente y el maquillaje se va en un plisplas sin necesidad de utilizar discos de algodón ni producto, no os parece genial? Y funciona de verdad, palabra.


Otra cosa que cambiamos en casa fueron los productos del hogar. Utilizamos muchos productos de la marca Ecover y estamos muy contentos, el resultado no tiene nada que envidiar a otros productos y el olor es fantástico. 


Para terminar, ahora con el pequeño estamos utilizando pañales de tela, de momento estamos muy contentos y hemos utilizados muy pocos pañales de un solo uso, solo para días esporádicos. Pero de esta tema ya os hablaré más adelante porque da por un post completo. 

Estos son algunos de nuestros cambios, ¿vosotros cuidáis de alguna forma vuestro entorno y/o compra?


martes, 10 de abril de 2018

La bolsa del hospital



Los últimos días, e incluso semanas antes de parir, las madres y padres nos ponemos nerviosos, es de lo más común e inevitable del mundo. Estamos ansiosos por conocer la persona que llevamos dentro y a parte nuestras hormonas ya están descontroladas del todo.

Y mientras una intenta controlarse, nuestros amigos y conocidos tienen una pregunta favorita: ¿Has hecho ya la la maleta para el hospital? 

Como buena madre primeriza la acabé haciendo un mes antes de parir, porque teníamos una escapada fuera que si no lo ha hubiera hecho, total ya no la volví a mirar más y pudimos parir igual sin ningún problema ;)

Des de mi punto de vista, el hecho de "la bolsa del hospital" esta sobrevalorada, lo mejor es dejarse llevar por la intuición, intentar mantener la calma y no sufrir por si nos dejamos algo (ya os conté aquí que yo me deje mi documentación) al fin y al cabo vamos a parir en un hospital cercano, por lo tanto si se nos olvida algo alguien ya nos lo traerá, no pasa nada :) 

De todas formas, por si a alguien le puede servir, os doy mis consejos:


1. Maleta. no hace falta que sea una bolsa especial. Me dieron una bien cuqui que no cabía nada, así que opté por una maleta de mano para poner mi ropa (un conjunto para el día de salida, aunque si no está manchada puedes utilizar la misma ropa con la que has entrado) y una muda para el amore. Y una bolsa más pequeña a parte, por ejemplo la que vayas a utilizar para el carrito, con la ropita del bebé.

2. Agua y aquarius. Esto me lo aconsejó la matrona y la verdad es que me fue de maravilla. Cuando estaba en el proceso de parto y después de parir tuve mucha sed, así que estas bebidas me fueron muy bien ya que las tuve en todo momento y el amore no se tuvo que ir a por bebida. 
En esto, también nos aconsejó unos frutos secos por si el parto se alargaba, poder comer alguna cosa. Esto también lo llevé pero no tuvimos tiempo ni de abrirlos. 

3. Chanclas. Otro consejo de la matrona. En el curso preparto nos insistieron mucho en que las duchas de agua caliente iban muy bien durante el proceso del parto y para utilizar la ducha del hospital no estaba de más llevar un par para cada uno, para que tu pareja pudiera ducharse contigo durante el proceso de parto sin problemas. 


4. Bata/camisón/pijama. Para después de parir. A esto no le di ninguna importancia hasta que me leí el papel del hospital que recomendaban traer 3 batas. 3 batas, llevaron más dolores de cabeza que otra cosa porque no encontraba batas de hospital para lactanctes, al final mi madre me encontró las 3 de las cuales utilicé una. Visto ahora, no hace falta que sea específicamente una bata mona lactante, puedes utilizar la bata del hospital o bien un conjunto con tus mallas de preñada y una camiseta que te sientas bien con unas camiseta lactantes (las del HM están super bien). Con esto puedes traerte tu sujetador lactante o ir sin el, nadie te va a decir nada.

5. Neceser. Tu básico de cuando coges un avión de mano y ya esta. Yo tengo el mio siempre preparado y ese fue el que me lleve tal cual.


6. Bragas desechables y compresas post parto. Confesaré que si una amiga no me hubiera dado un paquete de estas maravillosas compresas no hubiera cabido, pero suerte que me las dió. Por si sois ignorantes como era yo, después de parir sangramos como toda la regla que no hemos tenido en nueve meses. Esto más los posibles puntos que podamos tener, hace que tengamos que tener especial cuidado en nuestras zonas. Por lo tanto, lo mejor son las compresas especificas y las bragas desechables para que no hay problemas con el manchar y porque las compresas son más gruesas y encajan mejor que con una braguita normal (mi consejo). 


7. La ropa del bebé. Aquí me sentí perdida, porque amigos y familiares te dicen cosas pero al final estas igual de perdida. Así que mi consejo es que llevéis 3 bodies de los minis para que no le vayan muy grandes, y 3 conjuntos o peleles para poner encima de los bodies. Tampoco hace falta mucho más porque en nada os vais a casa. 

Para el bebé también un paquete de pañales y toallitas, ya que en el hospital, como mínimo en el nuestro, solo nos dieron el primero y los primeros días con el meconio (las primeras caquitas) se tienen que cambiar bastante. 

8. Documentación. trae tu documentación de análisis del embarazo para que las infermeras/matronas lo puedan tener en cuantos llegas.


9. Cargador. En los tiempos en que vivimos no nos podemos olvidar el móvil con su cargador y si eres una entusiasta como yo, tampoco te olvides la cámara para poder hacer fotos de todo el proceso y de tu bebé.

10. Sillita del coche. Si vas en coche particular es un imprescindible. Esto sí que os diría de montarla un par de semanas antes, así ya la tendrás a punto para cuando salgáis del hospital. Y probar como van las cintas para ajustar al bebé, que hay sillas con truco y al principio puede costar, lo decimos por experiencia ;) 

Sobretodo, confiad en vosotras. Lo más importante es el bebé, y no necesita nada más que sus padres. Aparte, durante el proceso de parto antes de subir al hospital pasan unas cuantas horas. Y si nos dejamos cualquier cosa se puede ir a buscar, no hay necesidad de agobiarse :) 


Espero que os ayude, ¿Qué os llevarías vosotros?




martes, 20 de febrero de 2018

Crónica de un parto natural




¿Qué mejor post que el del parto para estrenar sección en el blog? 
Hoy hace un mes que llegó a nuestras vidas #LittleGrau y no podemos ser más felices :)

Grau nació el 20 de enero a las 02:07, después de un parto muy rápido y sin epidural, pero no fue porque yo lo decidiera así, si no porque el trabajo de parto fue muy bueno y casi no me enteré de nada. Yo mismo aún estoy sorprendida , jaja!

Vamos al inicio: el viernes por la tarde a las 16:30-17:00 estaba en casa con las uñas recién pintadas (estaba empeñada que quería parir con las uñas rojas) esperando a que emitieran una serie cuando noté un leve dolor de ovarios. Ese dolor nuevo para mi (soy una chica afortunada y no se qué son los dolores de regla), me descoloco un poco, pensé que a lo mejor eso eran las famosas contracciones (FC) pero no le di mucha importancia. Así que, siguiendo con las recomendaciones de la matrona de los cursos de preparto y los 1000 vídeos vistos en Youtube durante las últimas semanas, me fui a la ducha, con un pequeño repaso de silk-épil (si vamos a parir, vamos a ir monas). La ducha con agua caliente me sentó muy bien y ese dolor desapareció un poco. 

Como que no tenia claro si aquello eran contracciones o no, me vestí y decidí irme al curso preparto que tenía de 18 a 20h, así andaba un poco (otra de las recomendaciones para cuando empiezan las FC) y también estaría con una experta en la materia por si pasara alguna cosa. Llamé al amore y le dije que tenía unas molestias pero que me iba al curso preparto, ninguno de los dos le dio mucha importancia. Él seguía trabajando y yo a las clases. 

Las dos horas de clase me sentaron genial, la primera hora hicimos masaje y trabajamos con la pelota, y la segunda hora de charla la verdad que solo tuve unas pequeñas molestias, nada que un pequeño movimiento en la silla no solucionara.

Al terminar la clase, le comenté a la matrona que cuando podría durar aquello, y me comentó que las FC podrian durar un día o dos, así que yo me visualicé pariendo el domingo y me fuí a hacer unas compras para la cena.

A las nueve llegaba a casa y el amore estaba haciendo la cena, mientras yo hacía ejercicios con la pelota mientras sentía pequeñas contracciones y le iba comentando los masajes que habíamos dado en clase. Cenamos tranquilamente viendo Stranger Things. En algún momento me tenia que mover de la silla porque me dolía, pero nada grave. Fue ir al sofá y aparecieron dolores más fuertes, cada 10 minutos tenia que parar la serie porque no me podía estar echada. 

Al final, el amore muerto de sueño y cansado de no poder ver la serie, me dijo "vamos a dormir y ya mañana si eso subimos al hospital" (que iluso!). Me pareció correcto, pero antes de irme a dormir preferí darme otra ducha con agua caliente para ver si calmaba de nuevo los dolores. La ducha me sentó bien pero al momento de estirarme en la cama, esos dolores volvieron y no me podía estar quieta. 
Me iba poniendo de cuclillas al lado de la cama, me iba al baño, otra vez estirada,...nada, eso no paraba. Empecé a despertar al amore, pero el muerto de cansancio me dijo que intentara aguantar un poco más y al poco tiempo, para tranquilizarme me dijo vamos a calcular el tiempo entre contracción y contracción. La sorpresa fue suya al ver que el cronometro marcó solo 1 minuto 47 segundos (te dicen que subas cuando el lapso entre contarcción y contarcción sea de 4 o 5 minutos). En ese momento se puso en pie y me dijo que iba a buscar el coche.
Mientras yo me puse las lentillas (siempre mona y sin gafas jaja) y me vestí, pero cuando el amore entró por la puerta para irnos rompí aguas en el baño. De película total, allí ya en mi estado de shock permanente (que me duró unas horas) le pedí ropa para cambiarme, con lo que me había costado vestirme) con el estrés no me puse ni calcetines ni chaqueta.
Tal cual cogí la carpeta con la documentación de mi embarazo, nos fuimos hacia el hospital. A medio camino me dí cuenta de que me había dejado la cartera con el DNI, el amore me dijo de volver pero yo ya no podia con mi alma y solo quería llegar al hospital y que me dijeran como estaba, que me pusieran la epidural que yo ya no podía con ese dolor. En estos momentos, ya habiamos perdido totalmente la noción del tiempo, yo creo que eran las 12 pero el amore cuenta 12:30-1. 


Al llegar al hospital, el amore me dijo: entra que yo me voy aparcar, con el miedo le dije ¿pero qué tengo que decir? ¿Qué hago? Él: "tranquila, tu di que estas de parto y yo ya voy".
Entré en urgencias, me fui al mostrador y le dije a la chica: "estoy de parto y solo tengo esta carpeta, no tengo el DNI". La chica empezó anotar datos en el ordenador, de una forma muy lenta y yo que no podía esperar más, suerte que había poca gente esperando, me comentó que podía esperar sentada, le dije como pude que no podía. 
Cuando terminó, me dijo que en breve me llamarían de la puerta 3 o 4. En nada me llamaron y me encontré con 3 personas que me preguntaban si había roto aguas, me los miré incrédulos porque aún iba mojada y el doctor ya vio que sí. Me hicieron sentar en una silla de ruedas y me llevaban a una sala cuando apareció el amore con todos los trastos y me quedé más tranquila.

Y la sorpresa fue al hacer el tacto. En mi estado de shock la matrona me hace el tacto y me dice: "estás dilatada del todo". ¿Cómo? ¿Cómo he llegado hasta aquí tan rápido? Me comenta que he aguantado muy bien y que nos vamos a otra sala. Esta vez fui andando, siguiéndola sin saber dónde iba me llevaron a la sala vecina dónde apareció otra matrona y allí los 4 me preguntaron si había pensado en la epidural. En ese momento, lo que había pensado me daba igual, porque no tenia nada que ver con lo que me podía haber pasado por la cabeza. No se ni qué respondí, solo sé que las dos matronas me invitaron a no ponérmela porque #LittleGrau estaba ya allí y con 3 empujes ya lo tenía. Y así lo recuerdo. 
Las dos matronas fueron muy majas y muy respetuosas. Me pusieron un espejo para que pudiera ver (pero no lo miraba porque cerraba los ojos y se lo llevaron), me animaron apretar fuerte cuando sintiera una contracción y dejar a mi cuerpo actuar "libremente", mientras una de ellas entre contracción y contracción me urgía un paño con agua caliente en mis partes que me iba muy bien. 
En uno de aquellos 3-4 empujes que más recuerdo (hubo más pero los olvide rápido) me dijeron: "ahora no aprietes", porque venia con una vuelta de cordón, pero yo no pude hacer nada y él salio disparado. Al estar con los ojos cerrados no lo vi, y cuando escuché a los tres decir que ya estaba aquí no me lo creía, no podía ser que nuestro pequeño ya hubiera salido. Pero era cierto, con el estado de shock no dejaba de repetir que no podía ser mientras me lo daban en brazos y miraba el amore. 


Ese momento fue uno de los momentos más maravillosos de mi vida. Con Grau en brazos y el amore a mi lado. Pero nuestro trabajo de parto no había terminado, quedaba expulsar la placenta, y lo peor de todo: los puntos vaginales. Para mi, los puntos fueron la parte más dolorosa y lenta, el parto había durado unos 30 minutos pero los puntos...una eternidad, suerte que estaba con mis dos amores y el dolor se olvida pronto.

Sin duda, un parto así lo repetiría sin pensarlo mañana mismo, pero esta vez subiríamos antes al hospital, no sea que lo tengamos en casa.




Gracias por llegar hasta al final, en breve más historias de estos 3 :) 



jueves, 4 de enero de 2018

2017




Hace casi un año escribí por aquí mi 2016, así que como manda mi pequeña tradición os traigo 12 meses, 12 fotos. Podéis ver aquí los años anteriores: año 2014 y año 2015.

El año pasado terminaba un año contenta prometiéndome a mi misma disfrutar y no dejarlo escapar, y no hay duda de lo que he hecho.

2017 nos ha traído grandes momentos. Espacios únicos con familia (aunque este año no salen por aquí, este 2018 tendremos que hacer más fotos con ellos) y con amigos. Pequeñas escapadas al pueblo de dos y con amigos, compartir nuestro rincón con gente que queremos es siempre un placer. 
Una pequeña escapada a Roma porque el "amore" conociera una de mis ciudades preferidas, o un par de visitas a Zaragoza para ver mis mañas preferidas. Dos bodas, los 30 del grupo en Oporto y un año más de mi carrera de magisterio, que ya queda menos para terminarla. 

Pero sin duda, el mejor momento de este 2017 fue saber que este 2018 seriamos uno más. Esta ilusión que habíamos tenido de ampliar la familia, este año verá la luz. 
Cuando hicimos el primer test fue un momento de euforia pero cuando al fin vimos a #littleGrau en la ecografia y compartimos la noticia con amigos y familia fue mágico.
2017 no ha podido ir mejor, con el regalo más grande de todos a punto de llegar. Este año que empezamos promete y mucho, no sabemos como será ni si dormiremos, pero todo valdrá la pena.


Espero que este 2018 venga lleno de amor.



2018: Disfrutaremos cada minuto de ti:) 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...